En esta película dirigida por Josh Trank, a tres chicos de Seattle les sucede como a Peter Parker en Spiderman, tienen poderes sobrenaturales.

Al principio todo es muy divertido y se lo toman con mucho humor, hasta que uno de ellos, se empieza a creer un superhéore y las cosas se empiezan a torzer.

Desde una perspectiva propia de un documental, y desde la mirada de adolescentes se pasa de una cómica y divertida actividad a una trágica, como así se muestra en la última escena de la película. Aunque su elenco de actores no es muy conocido, se le atribuyen “guión inteligente, una dirección rápida y deslumbrantes interpretaciones” por parte de los críticos de cine.

Sin duda estamos delante de una de las películas del año, y, quien sabe si estamos delante de una superproducción y consiguen sacar adelante una saga, como con Spiderman.

Aquí os dejo un pequeño avance del filme:

Gracias y se cuíden.