Tom Hanks y Sandra Bullock vuelven a la gran pantalla, esta vez, en un film dirigido por Stephen Daldry, director y productor británico poseedor de tres Óscars.

Su nueva película es una historia de Oskar Schell (Thomas Horn), un joven neoyorquino de 11 años con Síndrome de Asperger, aunque, gracias a su padre conoce el mundo como si fuera una persona totalmente capacitada para ello.
El padre, Thomas Schell (Tom Hanks) muere tristemente en el atentado terrorista del 11s y la madre de Oskar, Linda (Sandra Bullock), queda sumida en una profunda depresión. Oskar por su parte, sigue obsesionado con su padre y encuentra una llave en un sobre que lleva escrita la palabra “Black” y es entonces cuando decide investigar lo que esa llave abre.
Es así como descubre a personas que nunca pensaba decubrir y abre nuevos horizontes a su jóven perspectiva de la vida.

En esta película se puede ver cómo el niño con solo 11 años es capaz de salir para adelante, nos enseña que hay que enfrentarse a nuestros miedos y además nos muestra lo insignificantes que somos en este mundo, y lo realmente afortunados que somos en realidad.
Trata también de algún modo, de homenajear a su padre fallecido, intentando descubrir su última tarea. Una película en la que se nos saltan las lágrimas y nos hace reflexionar sobre la vida…

Respecto al tema de críticas, la película ha sido catalogada como 5 estrellas por algunos críticos de cine de prestigio, así, ha conseguido cosechar un gran éxito en taquilla siendo una de las más taquilleras en lo que llevamos de año. Esta fama la llevó a optar la nominación para dos premios Óscar, entre los que se incluyen mejor película y mejor actor de reparto, aunque por méritos propios bien podría estar por ejemplo entre las mejores bandas sonoras. En mi opinión, elenco de actores ha influido mucho a la hora de premiar a esta película, no obstante, el trabajo realizado por los mismos es sublime.

Aquí os dejo el trailer oficial de la película:

Gracias y se cuiden.